FOMENTO DE LA CREACIÓN CULTURAL

Tabakalera es, desde su apertura, un centro para la exhibición cultural. Pero no solamente eso. También es, ante todo, un centro para la creación.

La producción cultural, el apoyo en la profesionalización en los ámbitos creativos y una reflexión constante sobre la economía de la cultura son temas fundamentales para Tabakalera, así como la reflexión sobre los modelos de trabajo, de producción y económicos que articulan nuestro sector.

Además, Tabakalera debe poner en valor y acercar el trabajo cultural a la ciudadanía. También debe dar a conocer y visibilizar los diferentes procesos creativos, e impulsarlos, para buscar su impacto en la sociedad y en la economía.

TRANSFERENCIA A OTROS ÁMBITOS

Los procesos para el fomento de la creación generan a su vez, una transferencia de valor hacia otros ámbitos, que no son únicamente los que tradicionalmente llamamos industria cultural (como las editoriales o productoras, que se basan en un contenido creativo); también la industria creativa (con productos basados en lo creativo que no son productos culturales, como los videojuegos o la moda) puede generar valor en otras industrias y en ámbitos sociales. Es lo que suele denominarse co-creación, un proceso en el que la participación creativa lleva a nuevos productos y servicios.

Entendemos Tabakalera como un laboratorio de nuevas formas de colaboración creativa entre sectores, y esto requiere de un aprendizaje mutuo, desde una perspectiva transversal y horizontal. Además del desarrollo competencial de los profesionales de la cultura, buscamos el acercamiento al resto de los sectores para generar sinergias.